Miércoles 26 de Junio
AFIN | Asociación para el Fomento de la Infraestructura Nacional

NOTICIAS

ACTIVIDADES Y EVENTOS

Noticias | 29 Abril 2015
Modernizar la gestión pública

En los últimos años, el Perú ha obtenido importantes resultados en lo macroeconómico: el producto bruto interno ha crecido de manera sostenida, la inflación ha dejado de ser un problema, las reservas internacionales se han mantenido en niveles adecuados y las cuentas fiscales están razonablemente equilibradas. Sin embargo, continúa siendo un reto para el país mejorar el funcionamiento del sector público.

Una encuesta encargada por la Universidad del Pacífico a Apoyo Consultoría aplicada a más de 1,500 funcionarios públicos revela que el 54% califica el nivel actual de capacitación del sector público como regular. Además, solo 1 de cada 5 de ellos ha completado sus estudios de posgrado. Sin embargo, el 77% de ellos piensa seguir estudiando, aunque la mayoría de ellos con sus propios ahorros, ya que lamentablemente el Estado peruano carece de financiamiento para capacitación de sus funcionarios en maestrías. 

Solo la mitad de los funcionarios públicos con cargos directivos ha completado sus estudios de posgrado. Sin embargo, manejan un presupuesto impresionante. Así por ejemplo, el gerente regional del Cusco maneja un presupuesto de S/. 1,290 millones, equivalente al presupuesto de la empresa distribuidora de gas natural Cálidda, y el gerente regional de Loreto maneja alrededor de S/. 1,100 millones, equivalente a la filial peruana de Procter & Gamble. El problema es que ninguno de los gerentes tiene estudios de posgrado en gestión pública o empresarial. Estoy seguro de que sus pares en las empresas privadas mencionadas tienen una preparación académica y un sueldo significativamente superiores. 

Según el índice de competitividad del World Economic Forum, el Perú tiene el puesto 118 de 144 países en instituciones y el puesto 119 de 144 en la eficiencia del gasto del sector público. Los funcionarios públicos manejan nuestras instituciones y si mejoramos el manejo de estas podremos impactar positivamente en el crecimiento. 

Estudios de AFIN muestran que una mejora en las instituciones puede generar ingresos adicionales por más de US$ 1,200 millones anuales al producto bruto interno.

En este contexto, uno de los principales retos que tenemos como sociedad es realizar reformas de segunda generación, como mejorar la administración del Estado. Si bien Servir, la entidad pública encargada de esta tarea, ya empezó con la mencionada reforma aunque todavía lentamente, necesita el apoyo del sector privado. Por eso con la finalidad de contribuir con el país a enfrentar este desafío, la Universidad del Pacífico ha lanzado el jueves pasado la nueva Escuela de Gestión Pública para cerrar las brechas de capacidades del sector público. Con ello se busca cubrir la demanda insatisfecha de servicios de estudios de posgrado, consultoría, investigación y asistencia técnica por parte de los funcionarios públicos y de otros profesionales que interactúan con ellos. Tengamos en cuenta que un funcionario público sin capacidades puede ser presa de la corrupción y su actuación puede generar ineficiencias. La corrupción y la ineficiencia generan sobrecostos que impactan negativamente en el crecimiento y retrasan el desarrollo. Por eso, debemos apoyarnos firmemente desde el sector privado y la academia para que puedan realizar eficiente su labor.